miércoles, 28 de diciembre de 2016

Steak (R)evolution: un documental con chicha


Esta semana de vacaciones he tenido un poco más de tiempo disponible para mis cosas, y me he puesto al día con algunos documentales gastronómicos de Netflix que tenía en la recamara.

Abro fuego con el primero: Steak (R)evolution. Os voy a preparar un aperitivo, sin hacer demasiados Spoilers, para que disfrutéis al máximo si os animáis a verla:

¿Dónde te puedes comer el mejor trozo de carne del planeta? 

Esta es la pregunta con la que inicia el director francés Franck Ribière su recorrido por los países que representan la "quinta esencia" cárnica planetaria, e intenta dar respuesta a esta cuestión hablando con los carniceros, ganaderos y cocineros más destacados de cada destino.

El documental es un master acelerado sobre el mundo de la carne, que nos propone una vuelta al mundo entretenida y trepidante; un recorrido que parte de Francia, pasando por Irlanda, USA, Japón, Brasil, España... Saltamos de país en país aprendiendo de razas, crianzas, técnicas de cortar y madurar la carne, formas de prepararla y mucho más.

No es sólo un documental sobre carne; trata este alimento como la excusa perfecta para dar visibilidad a las distintas formas que tenemos de ver la alimentación a nivel continental (básicamente, America vs Europa), desde el punto de vista productivo. La exposición de estos puntos de vista nos plantea un dilema muy contemporáneo:

¿Es mejor tener la posibilidad de consumir más cantidad de carne a bajo precio? 
Lo que conlleva una producción industrializada con ganado que se sacrifica con 15 meses de vida, en resumen, carne con bajo valor nutricional...
o
¿Es preferible la alternativa de consumir menos cantidad a un precio algo mayor? 
Con una crianza feliz y sostenible de ganado, que produce una carne realmente sana y sabrosa...

Supongo que se podría alcanzar un punto medio si la mayoría optamos por una alimentación más sostenible y estamos dispuestos a pagarla, pero mantener un equilibrio entre necesidades, deseos y poder adquisitivo es complicado.

Siempre nos han dicho que es mejor calidad que cantidad, y en eso estoy muy desacuerdo; además todos sabemos que en occidente se desperdicia mucha comida que acaba en la basura y esto nos debería hacer reflexionar un poco.

Al finalizar del documental, y tras salivar hasta el infinito, me quité el antojo cenando un buen corte de Angus (presuntamente feliz), un excedente de la cena de Nochebuena, ¡¡¡ el mejor regalo que me podría traer Papá y Mamá Noel!!! ;-)

Foto: www.ifood.it