martes, 21 de febrero de 2017

Receta de gyozas para impacientes (y pacientes)


La gyōza (ギョウザ en japonés) es un tipo de masa rellena típica de la cocina china, que también se consume en Japón y Corea. Pueden tener muchas formas y rellenos, y se pueden hacer cocidos, al vapor o fritos.

Las probé por primera vez en un restaurante japonés de Bruselas y me encantaron. Ya se pueden encontrar con facilidad en cualquier carta de restaurante japonés o asiático. También los puedes comprar congelados en los supermercados asiáticos, pero yo prefiero cocinarlas en casa y hacerlas a mi gusto.

No pienses que no tienes tiempo para hacerlas en casa, te puedo asegurar que no te llevará más de 20 minutos en todo el proceso. Te explico a continuación como hacerlo con un pequeño atajo para hacerlas en tiempo récord. 

La masa:

Versión para pacientes

Yo compro una harina especial alta en gluten, que es la que normalmente se utiliza para este tipo de preparados; mezclo en bol 200 gr de harina con 100 gr de agua, amaso 3-5 minutos, reposo la masa 20 minutos, divido en 16 pociones y aplano en finas láminas circulares. Este proceso te llevaría un mínimo de 35-40 min.


Versión para impacientes

Para saltarte este paso puedes utilizar la masa de empanadillas en obleas que puedes encontrar en cualquier sección de refrigerados del Super. La marca Buitoni tiene dos formatos, y el tamaño más pequeño es ideal.

El relleno: 

Para 16 Gyozas necesitamos:
  • 200 gr de carne picada de cerdo
  • 50 gr de col.
  • una chalota picada finamente.
  • 2 cucharadas de soja dulce.
Mezclamos todos los elementos en un bol y dividimos la mezcla en 16 bolitas que reservamos para el plegado.


El plegado:



Para el plegado te muestro un vídeo a continuación donde se explica de forma muy sencilla:


En el siguiente enlace puedes ver otro tipo de plegados: https://www.youtube.com/watch?v=84-QPpmIleA

La cocción:

Tras plegar cada gyozas es recomendable colocarla directamente en una sartén, que previamente hemos impregnado levemente con un aceite ligero (Girasol o maíz).



Una vez organizadas en la superficie de la satén, las ponemos a fuego fuerte. Cuando la sartén ya esté bien caliente vertemos agua hasta cubrir un centímetro, tapamos y bajamos el fuego a la mitad.



Cuando veamos que el agua se ha evaporado completamente, rociamos un poco de aceite ligero (Girasol o maíz) por encima de las gyozas y dejamos que se tuesten por la base sin tapar, y subimos un poco el fuego.



Cuando veamos que la base de las gyozas está bien tostada, colocamos un plato encima de la sartén y la volteamos para que caigan directamente sobre el plato, como si se tratara de una tortilla de patata.


Para acompañar las Gyozas te recomiendo mezclar en un pequeño bol una parte de soja normal o dulce con otra parte de Mirim, una clase de vino de arroz similar al sake.


Ahora moja y disfruta de tus Gyozas... Banzai!!!