sábado, 28 de enero de 2017

Comer y beber como Manuel Vicent

Libro - Comer y beber a mi manera de Manuel Vicent
«Uno de los ejercicios más temerarios que puede realizarse en esta vida consiste en entrar en un restaurante donde no conoces al dueño, ni al cocinero, ni al maître, ni a ningún camarero, a un restaurante que tampoco te ha recomendado un amigo de confianza y sentado a la mesa pedir cualquier plato y que te lo sirvan cubierto con una salsa y sin encomendarte a Dios ni al diablo, lo hagas pasar por la garganta hasta depositarlo en la intimidad de ti mismo. De esa clase de veneno estamos hechos.» 
Manuel Vicent (Comer y beber a mi manera)
Esto es lo primero que puedes leer en la contraportada de este libro de Manuel Vicent, inquietante... ¿no?

Un amigo me regaló este libro hace unos 10 años por mi cumpleaños y nunca se lo agradeceré lo suficiente. Este primer párrafo ya me hizo ser consciente de la responsabilidad que supone cocinar para alguien, y de lo íntimo y confiado que es tener el privilegio de que cocinen para ti.

Por entonces ya corría por mis venas el veneno de la cocina, y la manía de comer y beber todo lo bien que me podía permitir; probando alimentos, ingredientes y cocinas nuevas y exóticas. Pero este libro me ayudó a valorar lo que tenemos más cerca, la cocina mediterránea; el valor de los alimentos sencillos y básicos que no debemos olvidar ni obviar: un pan pan, un tomate maduro por el sol, un buen salazón... 

Ya sé que los término "cocina o dieta mediterránea" están muy manidos, manoseados por unos y otros, pero no por esto deja de ser algo legítimo y muy nuestro. 

Este libro describe recetas y preparaciones, pero también vivencias y momentos que Manuel ha vivido y disfrutado con todos los sentidos en diferentes lugares y etapas de su vida. Mi afición a los tomates secos viene de la lectura de este libro, y hablo de ellos en el siguiente entrada:
http://www.cocinaconfusion.com/2015/08/recetas-con-tomates-secos-hasta.html

Si te gusta comer, beber y leer disfrutarás página a página, bocado a bocado. Ya me cuentas... :-)