miércoles, 16 de septiembre de 2015

Tosta de secreto ibérico, foie y trufa


Según "La enciclopedia de los sabores" de Niki Segnit, la trufa y el foie no hacen buena pareja y estoy totalmente de acuerdo; la potencia de sabores de ambos productos chocan de frente y confunden nuestro gusto. La solución a esta situación es plantear un trío... suena raro, pero estos dos productos funcionan mejor con un "intermediario": carne, pan, pasta o huevo... Un Turnedó Rossini es el mejor ejemplo, donde el solomillo de ternera hace de puente perfecto entre la trufa y el foie... Funciona!!!

Una de mis tostas favoritas se basa en este planteamiento; en este caso el puente es una rebanada tostada de pan de masa madre y unas tiras de secreto de cerdo ibérico marcado a la plancha, coronados con unas lonchas generosas de foie (frío del refrigerador) y trufa rallada. Un ligero toque de reducción de Oporto y unos pellizcos de flor de sal sobre la tosta dan un toque de contraste que me gusta mucho. 

El calor de la base de pan tostado y el solomillo a la plancha es suficiente para templar y extraer los sabores del foie y la trufa. El conjunto es una mezcla perfecta y equilibrada de sabores y texturas...¡¡¡es un bocado brutal!!!

Lo acompaño con una copa de verdejo muy frío, pero también marida bien con un tinto joven... :-)